2 de Abril Dia Mundial del Autismo

Resumen de los síntomas que indican que el niño es autista

- Acentuada falta de reconocimiento de la existencia o de los sentimientos de los demás.
- Ausencia de búsqueda de consuelo en momentos de aflicción.
- Ausencia de capacidad de imitación.
- Ausencia de juego social. 
- Ausencia de vías de comunicación adecuadas.
- Marcada anormalidad en la comunicación no verbal. 
- Ausencia de actividad imaginativa, como jugar a ser adulto.
- Marcada anomalía en la emisión del lenguaje con afectación. 
- Anomalía en la forma y contenido del lenguaje.
- Movimientos corporales estereotipados. 
- Preocupación persistente por parte de objetos. 
- Intensa aflicción por cambios en aspectos insignificantes del entorno. 
- Insistencia irracional en seguir rutinas con todos sus detalles. 
- Limitación marcada de intereses, con concentración en un interés particular.
¿Existe tratamiento? La educación especial es el tratamiento fundamental y puede darse en la escuela específica o bien en dedicación muy individualizada ("Maternage"). Se puede recurrir a la psicoterapia, aunque los resultados son escasos debido a que el déficit cognitivo y del lenguaje dificultan la terapéutica. El apoyo familiar es de gran utilidad. Los padres deben saber que la alteración autista no es un trastorno afectivo relacionado con la crianza. Es recomendable buscar y mantener contactos con asociaciones para padres de niños autistas. Hay considerar también el tratamiento farmacológico, que deberá estar indicado por un médico especialista
¿Se puede curar el autismo? El autismo no tiene curación. Es un síndrome que definió en 1943 un psiquiatra de origen austriaco llamado Leo Kanner. Hoy en día, más de 70 años después, aún no se conocen las causas que originan esa grave dificultad para relacionarse.
¿Qué pueden hacer los padres? Los padres que sospechan que su niño puede ser autista, deben consultar al pediatra para que los refiera a un psiquiatra de niños y adolescentes, quien puede diagnosticar con certeza el autismo, su nivel de severidad y determinar las medidas educacionales apropiadas. El autismo es una enfermedad y los niños autistas puede tener una incapacidad seria para toda la vida. Sin embargo, con el tratamiento adecuado, algunos niños autistas pueden desarrollar ciertos aspectos de independencia en sus vidas. Los padres deben de alentar a sus niños autistas para que desarrollen esas destrezas que hacen uso de sus puntos fuertes, de manera que se sientan bien consigo mismos. El psiquiatra, además de tratar al niño, puede ayudar a la familia a resolver el estrés; por ejemplo, puede ayudar a los hermanos, que se sienten ignorados por el cuidado que requiere el niño autista, o que se sienten abochornados si traen a sus amigos a la casa. El psiquiatra de niños y adolescentes puede ayudar a los padres a resolver los problemas emocionales que surgen como resultado de vivir con un niño autista y orientarlos para que puedan crear un ambiente favorable para el desarrollo y la enseñanza del niño.

10 mitos falsos sobre el autismo infantil

Hoy en día existen muchos tópicos asociados al autismo, desmontarlos ayudará a los niños que padecen un trastorno del espectro autista y a sus familias a normalizar la situación y a integrarlos dentro de nuestra sociedad.

1- El autismo es un problema psicológico. La realidad es que ni es una enfermedad, ni un problema psicológico como se pensaba antes. Se trata de una alteración en el desarrollo del cerebro que se inicia en el embarazo y suele manifestarse en los primeros años de vida del niño.
2- La causa del autismo está en la familia o el entorno. Totalmente falso, la familia no es en absoluto responsable como se ha dicho durante muchos años por la falta de afecto hacia los hijos.
3- La causa del autismo está en la vacunación. Durante algunos años se responsabilizó a la vacuna de la triple vírica, algo ya totalmente desterrado.
4- Los niños autistas no pueden comunicarse. Existe la falsa creencia que el que padece autismo está encerrado en sí mismo y no es capaz de comunicarse con su entorno. Pues si bien es cierto que los autismas tienen problemas de comunicación, sí pueden hablar y expresarse, aunque lo hagan sobre temas muy concretos que les interesan o repitan en ocasiones siempre lo mismo.
5- Los niños que padecen autismo no son cariñosos y no les gusta el contacto físico. Aunque en los casos más graves pueden no mostrar emociones, la realidad es que son niños muy sensibles, suelen estar muy unidos a sus padres y sí desean tener amigos con los que jugar. Ríen, sienten, lloran y se emocionan igual que los demás, aunque en algunos casos no puedan canalizar bien los sentimientos.
6- Los niños autistas tienen talentos fuera de lo común. No todos los niños autistas son capaces de memorizar palabra por palabra un libro, o hacer cálculos matemáticos realmente difíciles. Sólo un 10% de ellos muestran lo que se denomina 'talento extraordinario'.
7- El autismo viene acompañado de una discapacidad intelectual. No es cierto, hay niños que sí tienen algún tipo de discapacidad y otros no.
8- Los niños con autismo no pueden ir a colegios normales. En realidad en la mayor parte de los países desarrollados, los niños con autismo acuden a colegios normales, no especiales y conviven, excepto casos muy concretos, con los demás niños.
9- Los niños autistas son agresivos. Aunque muestran una baja tolerancia a la frustración y eso les hace enfadarse o tener una conducta desafiante a veces, no dejan de ser actitudes que se pueden controlar y reeducar.
10- Sólo puede haber un caso de autismo en la familia. Es falso, y debido a que se cree que la causa es genética, puede afectar a varios menores de una misma familia.

Dia Internacional del Autismo

 "Encontrar la emoción apropiada para cada situación es la clave para activar la inteligencia".

Leer mas...

Noticias Internacionales

Confederación de Autismo en España define el autismo como parte de los Trastornos del Espectro del Autismo (TEA), un conjunto de trastornos complejos, que afectan al desarrollo del sistema nervioso.

Leer mas...

Noticias Nacionales

Siempre tuve la idea de que una vez una persona era diagnosticada con autismo no había más remedio que vivir con dicho desorden el resto de su vida. Arrastrando consigo a toda la familia, que también se ve afectada con el desgarrador diagnóstico.

Leer mas...

Go to top